Etiquetas ‘Buenos hábitos alimentarios’

Dietas

jueves, enero 17th, 2019

En Clínica Morano ofrecemos un servicio de nutrición personalizada. El trabajo del equipo de nutrición se centra en el bienestar de los pacientes y el objetivo que tenemos siempre en mente es el de crear buenos hábitos de alimentación en cada uno de ellos.

En nuestra consulta no existen las dietas milagro. Intentamos ser lo más honestos posibles y transmitir la importancia de llevar una dieta sana y equilibrada, siempre adaptándose a las necesidades de cada persona de forma individualizada ya que, detrás de cada paciente hay una historia y objetivo que pueden ser muy diferentes.

Nosotros nos adaptamos a los pacientes tanto si el objetivo es aumentar o disminuir de peso, cambiar su estilo de vida, si son personas que siguen dietas veganas, vegetarianas, paleo o deportistas.

Los 3 aspectos más importantes de nuestra forma de aplicar una dieta son:

Natural: siempre transmitimos la importancia de consumir productos naturales, no procesados.

Variada: salvo en casos de intolerancias o alergias, recomendamos consumir alimentos de todos los grupos.

Mejorar estilo de vida: la forma más fácil de llevar una dieta es que pase a formar parte de nuestros hábitos, sin sentir que sea una obligación, sino que se convierta en un nuevo estilo de vida.

De esta forma conseguiremos mejorar la salud y como consecuencia, nuestro aspecto físico.

¿Te apuntas al cambio?

Cómo alimentarse para evitar la obesidad

lunes, julio 25th, 2016

consejosalimentacionReducir al ingesta total de calorías

Para que una dieta tenga efecto adelgazante, debe aportar menos calorías de las que se queman.

Según un estudio realizado en la Universidad de Ginebra (Suiza), cuantas menos calorías aporte una dieta, mayor será su efecto adelgazante.

Mantener una proporción equilibrada en la procedencia de las calorías.

Las calorías que se ingieren en una dieta de adelgazamiento, no deben proceder solamente de las proteínas o de las grasas, tal como se propone en algún tipo de régimen.

Lo ideal es que en una dieta de adelgazamiento saludable, las calorías procedan de los tres nutrientes energéticos.

Las ventajas de una dieta que respeta esta proporción óptima entre las calorías procedentes de los hidratos de carbono, de las grasas y de las proteínas, son las siguientes

No produce alteraciones metabólicas como las dietas en las que se evitan, por ejemplo, los hidratos de carbono

Puede seguirse sin efectos indeseables durante largos periodos de tiempo

Sus efectos son más duraderos a largo plazo.

Elegir alimentos saciantes

Suelen ser todos ellos ricos en fibra. Al retener agua, la fibra aumenta de volumen en el estómago y produce sensación de saciedad.

Son alimentos saciantes las verduras en general, las algas, la batata o boniato y algunas frutas, como las cerezas

Elegir alimentos con baja densidad energética

Se debe aumentar el consumo de alimentos que aportan pocas calorías en relación a su peso, como son las hortalizas y verduras y las frutas.

Los alimentos con una densidad energética elevada, es decir, concentrados en calorías, podemos clasificarlos en dos grupos:

Los saludables, como los aceites (de oliva o de semillas), los frutos secos oleaginosos y las frutas desecadas; los cuales deben consumirse en cantidades reducidas y pesadas.

Los no saludables, como los pasteles, chocolates, fritos, embutidos y patés; que deben evitarse por completo.

Adquirir buenos hábitos alimentarios

Comer lentamente, masticando minuciosamente los alimentos. Está comprobado que de esta forma se ingiere menos cantidad de

alimentos, y por lo tanto, menos calorías.

Evitar picar entre comidas.

Evitar los motivos de ansiedad y de preocupación a la hora de comer, pues hacen que inconscientemente se ingiera más cantidad de alimento

Hacer del desayuno y del almuerzo las principales comidas del día.

Un desayuno fuerte evita la obesidad, mientras que uno ligero la favorece.

En una investigación realizada en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid (España) se ha demostrado que quienes desayunan poco o mal, padecen obesidad con mayor frecuencia.

Fuente enciclopedia de los alimentos