El tratamiento de las ojeras nos permite mejorar el pigmento y el hundimiento de la zona. Existen diferentes técnicas que nos permiten trabajar la ojera en función de las características de ella. Por un lado, para tratar la pigmentación de la piel empleamos técnicas de luz pulsada en invierno, combinadas con tratamientos despigmentantes domiciliarios. Por otro lado, para mejorar y remodelar el contorno ocular utilizamos pequeñas cantidades de ácido hialurónico depositadas en el surco, lo cual permite mejorar el hundimiento. Obtenemos unos resultados naturales, reduciendo el aspecto cansado y envejecido del rostro, devolviendo vitalidad y frescura a la mirada. El tratamiento se realiza en varias sesiones de corta duración y los efectos del tratamiento son de unos 12 a 18 meses, según paciente. Es un tratamiento poco doloroso y que no requiere crema anestésica ni baja laboral.
Pide una cita