Se trata de una alteración de la piel que involucra las capas profundas y la grasa superficial. No existe una causa específica y en su origen influyen factores hormonales, genéticos, raciales, alimentarios, ambientales, etc. Aunque no se conoce la causa específica, pero el mecanismo desencadenante podría iniciarse a nivel de la microciruculación de la zona afectada, que ocasiona retención de líquidos y puede llegar a formar trayectos fibrosos que engloban nódulos de grasa. Existen distintos tipos de celulitis. La celulitis de grado I o edematosa es conocida como piel de naranja no se observa de manera espontánea sino que hay que pellizcar la piel para que sea evidente. En cuanto a la celulitis blanda o de grado II, existe una piel de naranja visible que de manera espontánea ocasiona irregularidades y suele aparecer en la cara externa del muslo. La celulitis de grado III o fibrosante es evidente y forma macronódulos grasos entre los trayectos fibrosos. Es frecuente que exista dolor en la zona afectada. Puede afectar a ambos sexos, aunque es mucho más frecuente en mujeres. Habitualmente encontramos celulitis en la mitad inferior del cuerpo como en glúteos, caderas y muslos, pero no está relacionada ocn la obesidad, pues muchas mujeres delgadas pueden padecer celulitis.
Pide una cita