Apuesta por hidratos buenos. Son los que tienen un IG (índice glucémico) bajo, porque no elevan tanto el azúcar en la sangre y la secreción de insulina, que se transforman en grasa acumulada. No te excedas en su cocción, para que el alimento tarde más en digerirse y transformarse en glucosa, y acompáñalo de vegetales y hortalizas, para reducir la respuesta glucémica. Como ideas; ensalada de pasta, arroz tres delicias, espaguetis con alcachofas y champiñones.

Leave a Reply